Acceder

Actualidad Educativa

17/11/2017

Creó una "universidad anticorrupción" y ganó el principal premio de educación

Es el ghanés Patrick Awuah, que se propuso en su país educar a los jóvenes con calidad académica y, al mismo tiempo, "fomentar el liderazgo ético" en un contexto de alta corrupción

Creó una "universidad anticorrupción" y ganó el principal premio de educación

Hubo una experiencia que marcó para siempre al ghanés Patrick Awuah. Cuenta que cuando terminó la secundaria se fue a estudiar a los Estados Unidos. Un día un profesor les dio un examen que ellos tenían que responder en sus casas, “en dos horas y sin copiarse”. Cuando salió le preguntó a un compañero cómo era eso, cómo garantizaban que no se iban a copiar. Y el compañero le contestó: “copiarse es de mediocres”. Entonces él hizo los deberes al pie de letra: a las dos horas terminó el examen, al día siguiente lo entregó. “Esa experiencia me cambió para siempre. Me di cuenta de la importancia de asumir la responsabilidad, la potencia de tomar uno mismo las riendas. Esa fue la base para la idea del Código de Honor”.

El Código de Honor es una de las particularidades de la Ashesi University College, una universidad que las vueltas de la vida le hizo fundar a Patrick Awuah en su Ghana natal en el año 2002, y por la cual hoy obtuvo el premio WISE 2017 -el principal en el mundo de la educación- en la ciudad de Doha, en Qatar. Recibió una medalla y 500 mil dólares para impulsar este proyecto educativo, que se propuso en Ghana educar a los estudiantes con calidad académica y, al mismo tiempo, “fomentar el liderazgo ético” de los jóvenes en un contexto de alta corrupción.

Patrick Awuah cuenta que llegó a los Estados Unidos con apenas 50 dólares en sus bolsillos. Luego de una carrera exitosa, trabajando entre otros lugares en la empresa Microsoft, decidió volver a Ghana una vez que tuvo su primer hijo. La realidad política y social que vio a su regreso lo impactó y lo llevó a liderar la fundación de una universidad que no solo se dedicara a la formación académica, sino que además tuviera como misióncrear una nueva generación de dirigentes con una sólida conducta ética.

Hoy la universidad Ashesi ya tiene 15 años y combina especializaciones en Ciencias de la Computación, Sistemas de Información, Administración de Empresas e Ingeniería con un método de formación especial en habilidades sociales y éticas.

“Cuando lanzamos el proyecto les preguntamos a las empresas y organismos públicos qué tipo de profesionales necesitaban. Todos nos hablaron de que estén bien formados, pero también que tengan compromiso ciudadano, que sean confiables, que tengan habilidades comunicativas. Todo eso estaba faltando en las universidades de Ghana. Con esas prioridades trabajaron los docentes los programas de las materias. Nuestros graduados tenían que estar bien académicamente, pero ante todo tener una sólida formación ética”, dice Patrick Awuah en la conferencia de prensa que dio tras recibir el premio de mano de la jequesa Sheikha Moza bint Nasser, madre del actual emir y presidenta de la Fundación Qatar, que organiza la cumbre de Educación que se hace en esta ciudad a orillas del Golfo Pérsico y que cruza el desierto con los últimos adelantos de la modernidad.

Patrick Awuah estableció en 2008 el Código de Honor de la Universidad, que ahora es votado por los mismos estudiantes, y en el que se comprometen -entre otras cosas- a hacer exámenes sin supervisores y responsabilizándose por la integridad de las respuestas. Antes de graduarse, todos los estudiantes participan en servicios comunitarios. Hoy, la universidad Ashesi tiene una muy alta reputación internacional y los egresados son reconocidos en diversas industrias.

La Ashesi University College es privada y sin fines de lucro y el 50% de sus estudiantes tienen becas totales o parciales. En estos momentos, tiene casi 900 estudiantes y más de 1.000 ex alumnos de toda África. Hay de Ghana, Camerún, Costa de Marfil, Kenia, Nigeria, Ruanda, Sierra Leona, Gambia, Uganda y Zimbabwe. Aproximadamente el 50% de los estudiantes son mujeres. Recibe financiación de diversas organizaciones públicas y privadas, a las que ahora deberán sumarse los 500 mil dólares que se llevan como trofeo desde el Golfo Pérsico hacia el centro del Africa.

FUENTE: Clarín

< Borrar Filtros >