Acceder

Actualidad Educativa

07/06/2019

YOMU, el método creado por una argentina en Estados Unidos que combina música, yoga y mindfulness, que tambien se practica en las escuelas.

Cynthia Zak, su creadora, dice que las canciones son el eje principal para promover la autoestima y la responsabilidad con los demás. Intervienen la meditación, la respiración, la inteligencia emocional y la neurociencia.

YOMU, el método creado por una argentina en Estados Unidos que combina música, yoga y mindfulness, que tambien se practica en las escuelas.

¿Qué sale de la suma del yoga y el mindfulness? La respuesta es: Yomu. Se trata de un sistema fundado por Cynthia Zak, cordobesa radicada en Estados Unidos que combina técnicas de yoga, relajación, respiración, meditación y mindfulness.

El eje principal es la música y las canciones diseñadas con un equipo de neurocientíficos y terapistas ocupacionales. Pero en este método intervienen también profesionales la psicología, la anatomía, la neurobioemoción y el yoga. El Yomu provee canciones y música para mindfulness en movimiento y, a la vez, promueve la autoestima y la responsabilidad con los demás.

Actualmente es utilizado en los hogares, escuelas, prácticas psicológicas, consultorios pediátricos y centros de salud.

La especialista llega al país con una capacitación para madres, padres y docentes el 6 y 7 de julio en el Hotel Cyan de Buenos Aires y en Córdoba, el 13 y 14 de julio. En diálogo con Entremujeres, habló de los principales beneficios del Yomu así como de la aplicación del método en las aulas argentinas.

- ¿Cuáles son los principales beneficios del Yomu?
- Estar en el momento presente. Aquí y ahora abre una posibilidad diferente; de vivir con mayor calidad; de conectar con la respiración y el latido del corazón, que son las anclas naturales que tenemos. Al practicar o poner en uso las herramientas Yomu inmediatamente se reduce la ansiedad, bajan los niveles de caos y suben los niveles de calma. Genera empatía, amor propio, compasión y comprensión desde la inteligencia emocional. Nosotros creemos que todo empieza por uno: si vamos a hablar de reducir violencia, agresividad o bullying en ambientes escolares, primero tengo que estar yo como adulto, como educador o como padre, muy consiente de qué me digo yo cuando me miro al espejo. Cómo me hablo, si mi discurso conmigo mismo es de amor o es agresivo y devastador. Esto del mindfulness lo logro con dos secretos: uno es la respiración y otro es el latido de nuestro corazón.

- ¿Cómo surgió?
- De una búsqueda personal. Durante los últimos 30 años estuve estudiando con sistemas espirituales. He seguido al sufismo, al yoga y al budismo con muchas prácticas y mucho entrenamiento. Soy comunicadora social y maestra de yoga. Esto surge de la observación del trabajo con niños. Tuve un periódico en Miami y cuando lo dejé, me dediqué de pleno al yoga. Cuando terminé una de mis prácticas de yoga me invadió una inexplicable felicidad y, al mismo tiempo, me invadió una convicción de que "si esta felicidad que yo siento es así, ¿cómo puedo hacer que sea mi vida y, además, darla a los otros?". Surge de que lo que hago también sirva y beneficie a los demás. Empecé a buscar material y, hace 12 años, no había casi nada. Entonces escribí el primer libro, “Descubre todo lo que sabes”. Simultáneamente empecé a buscar música para dar clases, y no encontré nada. No había canciones que promovieran el mirarse a los ojos, el entender al otro, el respirar juntos. Así me puse a escribir música y grabamos el primer disco. Ahora ya hay más de 90 canciones y tres libros.

- ¿Cómo se practica? ¿Es diferente para niños que para adultos?
- Es un método que tiene cinco columnas. Trabajamos la meditación, la respiración, la inteligencia emocional, la neurociencia y la música. Es un sistema para trabajar con niños, pero lo que se enseña a los adultos es lo mismo. El adulto tiene que encontrar ese espacio de empatía. Los entrenamientos son una experiencia de mindfulness en movimiento, muy activos, con mucha música.

- ¿Creés que su instauración puede masificarse?
- Hemos hecho bastante masificación. Creo que el punto fundamental es que traemos herramientas simples y poderosas. Esto quiere decir que no hace falta tener ninguna preparación o entrenamiento previo para poder practicar Yomu. Nosotros traemos esto a la vida cotidiana, este espacio es parte de nuestro derecho de nacimiento. El objetivo es que esto llegue a todos los niños del mundo. En Argentina hemos tenido muchísimo apoyo del Ministerio de Educación de la Ciudad de Buenos Aires para la formación, es una declaración de interés educativo. Trabajamos con muchas municipalidades de distintas localidades de Argentina. Trabajamos muy de cerca con el Ministerio de Educación de Córdoba, que el año pasado mandó 20 maestras a la formación. El objetivo es que todas las familias lo puedan incorporar y para eso está la música. Ahora estamos sacando la plataforma digital y este entrenamiento de "Yomu coaches" que estamos haciendo en Buenos Aires y en Córdoba es para masificar. Salen con el material suficiente para empezar a entender este sistema y poder incorporarlo en la vida cotidiana y en la escuela.

- ¿Es aplicable al sistema educativo argentino (tanto al sistema de gestión pública como privada)?
- Se está aplicando. Hay cientos de escuelas en todo el país, ya que los entrenamientos vienen pasando hace seis años en Argentina. Hay escuelas completas en Argentina que solamente usan Yomu, han transformado la escuela en una escuela Yomu. Hemos tenido en los entrenamientos gente de todo el país.

FUENTE: Clarin

 

< Borrar Filtros >