Acceder

Actualidad Educativa

11/11/2020

La transformación de los docentes

No sólo se conectan con sus alumnos para dar clases remotas: estos educadores proponen ideas innovadoras para atraerlos y motivarlos, desde podcasts y videojuegos hasta búsquedas del tesoro virtuales, entre otras propuestas

La transformación de los docentes

La pandemia implicó no solo un cambio en la forma en que los docentes brindan los contenidos, sino que también modificó la elección de los materiales que ayudan en la comprensión de temas.

Muchos educadores, incluso, necesitaron crear contenidos que complementen las clases virtuales para colaborar en el aprendizaje, haciendo que algunos temas sean más cercanos a cada alumno. Otros se convirtieron en curadores para incentivar la participación y mantener la motivación, y además alentaron a los estudiantes a generar sus propios contenidos como parte de las actividades. "Las herramientas digitales hacen que esta tarea sea un poco más sencilla, ya que permiten recopilar materiales gráficos y audiovisuales, además, ponen a disposición herramientas para generar contenidos innovadores y que pueden conservarse en el tiempo. Lo importante es estar atentos a las nuevas tendencias en enseñanza y aprendizaje, y ser capaces de reconfigurar nuestras formas de hacer, para colaborar en la comprensión de los contenidos, ya sea de forma presencial como virtual", reflexiona Daniel Cleffi, director de Google For Education para Latinoamérica.

Cabe aclarar que hay casos muy diferentes. Existen docentes que rápidamente adoptaron las soluciones tecnológicas, y otros que aún no pudieron adaptarse: incluso muchos colegios continúan buscando la forma de adecuarse a la modalidad remota. En medio de esta diversidad, los testimonios de estos seis profesores son ejemplo de verdadera innovación y transformación digital.

Matemáticas a cualquier edad

María Dolores Garrido tiene 62 años, es profesora de Matemáticas y trabaja en el colegio St George's College. Antes de la pandemia estaba pensando en su jubilación, pero lejos de darse por vencida ante el desafío que impuso la cuarentena, decidió aprender a utilizar las herramientas digitales para continuar dando clases. "Cuando empezó al cuarentena sentí que era imposible que mis alumnos pudiera aprender matemáticas a distancia, y me angustié mucho. Por suerte sabía usar Classroom y mi hija me ayudó a sacarle más provecho a esta herramienta y a utilizar videollamadas. Además el colegio nos dio cursos de apoyo", recuerda Garrido. Pero no se conformó con esas dos soluciones, poco tiempo después y con ayuda de una colega comenzó a utilizar el pizarrón virtual Whiteboard de Explain Everything. "Creí que no iba a lograrlo, pero no solo aprendí a usarlo sino que poco a poco fui aprovechando más sus funciones. Hoy no me imagino dando clases sin él. Las herramientas tecnológicas son fundamentales para mantener una comunicación fluida con los alumnos, más allá de impartir conocimientos", considera esta docente.

Rugby y hockey a través de la pantalla

"Primero pensé que era imposible dar clases de hockey por medio de una computadora, pero cuando vi que las nenas asistían a las clases y que a pesar de las limitaciones de espacio y de material participaban con entusiasmo, cambié de opinión. Fue en ese momento que entendí que el objetivo era no perder conexión con mis alumnas y hacer los ejercicios con lo que teníamos en casa", cuenta Silvana Martínez, entrenadora de hockey en el San Isidro College, en San Lorenzo Chico, provincia de Salta. Al gran desafío que representa dar clases de hockey en forma virtual se suma que sus alumnas son niñas de entre 5 y 10 años. Pero esta entrenadora no bajó los brazos, diseñó circuitos de práctica con peluches, juguetes, vasos y tapitas de gaseosas y todo lo que tenían sus alumnas en casa, para que puedan trabajar sin inconvenientes. "Miré videos para investigar y empecé a preparar los propios para que entrenen durante el día, así tenían pequeños recreos deportivos entre las clases virtuales. La premisa es divertirnos", relata.
En ese mismo colegio, Facundo Ozu es entrenador de rugby para niños de entre 5 y 10 años. Según cuenta, por decisión del colegio todas clases las son dictadas en grupos de hasta 8 alumnos a través de videollamadas. "A los chicos les gusta jugar, por eso hacemos competencias en las clases y les propongo diferentes desafíos para que interactúen entre ellos. Lamentablemente en Internet no hay muchas ideas para dar clases de rugby de manera virtual, pero pude ingeniármelas para que se diviertan y aprendan. Además a la edad de mis alumnos no se trabaja mucho en la técnica, por eso nuestro desafío fue mayor, ya que debemos enseñar pero al mismo tiempo deben estar entretenidos", señala.
Cuando se le pregunta sobre su relación con la tecnología Ozu admite que "antes de la pandemia no tenía ni casilla de email, ahora tengo tres, aprendí a hacer videos y a conectarme con los chicos por Classroom. Me motivó mucho ver lo que hacían las otras docentes, cuando veía sus videos y presentaciones sentí que debía estar a la altura de ellas", asegura.

Laboratorio de estrategias

Para Sofía Lorena Redondo, docente de Inglés, en Colegio Secundario Santo Tomás de Aquino, el principal desafío cuando se inició el aislamiento fue "conectar" con los chicos y crear experiencias de aprendizaje que sean significativas para ellos. "Comenzamos a utilizar diferentes programas de videollamadas y reuniones virtuales para reconectarnos con ellos y hacerles saber que podían contar con nosotros, que seguiríamos acompañándolos como siempre lo hacíamos", relata. En segundo lugar tuvieron que enfrentar otro gran reto: la discriminación de los contenidos y cómo presentarlos. "Trabajar en equipo, leer diferentes artículos y posteos, de colegas que inspiran, alivió ese pesar. Creo que este nuevo escenario educativo es como un experimento en el que las clases virtuales son el laboratorio donde tanto alumnos como docentes estamos probando diferentes estrategias. Claro que a veces erramos pero muchas otras acertamos. Lo importante es no bajar los brazos, reflexionar y replantearse, nuestra práctica para ir adaptándonos a los nuevos escenarios que puedan surgir", destaca.
Redondo confiesa que le gusta mucho la tecnología así que exploró, por su cuenta, varias soluciones. "Me animé a implementar herramientas que me permiten gamificar las clases, crear presentaciones interactivas, cómics virtuales, mapas conceptuales y, por último, herramientas de edición de video y audio como Camtasia", detalla. Cuando se le pregunta si es creadora de contenido o curadora, esta docente aclara: "Me siento más cómoda en el rol de creadora porque creo que cada grupo es único y tienen necesidades diferentes. De todas formas, en este tiempo también he curado contenido que estaba en la Red, adaptándolo a mis necesidades".

Podcast para las clases de música

Enzo Ferrari, profesor de música en el colegio Santo Tomás de Aquino, empezó a pensar cómo hacer para que su materia siguiera siendo práctica y activa a pesar de la virtualidad. Con este objetivo decidió armar un canal de YouTube con tareas, ejemplos y hasta clases para que los chicos pudieran repasar en cualquier momento. "Tuve que ponerme al día con el Adobe Premier para editar, y tuve que desempolvar las consolas, micrófonos y equipos que utilizaba en mis época de rockero para poder dar clases y tocar los ejemplos musicales durante mis clases por Zoom", dice.
Aunque le gusta la tecnología y se anima a probar nuevas herramientas este profesor de música reconoce que esta modalidad provocó, por ejemplo, fatiga por la exposición a las pantallas tanto a docentes como a los alumnos. "Esto conlleva a otro desafío: lograr que cada clase sea única, atractiva y motivante, para no caer en una rutina y tedio. A pesar de la pandemia pude llevar adelante proyectos que a los chicos los motivaron como la realización de un podcast para mis alumnos de 3er año", ejemplifica.

Geografía con batalla naval y una búsqueda del tesoro

Y justamente para Gabriel Scaglia, docente de geografía, uno de los principales desafíos en los que se centró fue encontrar la forma de motivar a los chicos para que quieran interactuar a través de la pantalla. "La mayoría de las actividades que realizo tienen un componente tecnológico, pero además incluyen creatividad y juego. Por ejemplo en primer año jugamos a la Batalla naval con coordenadas geográficas vía Zoom, y realizamos una Búsqueda del tesoro en un plano del barrio", ejemplifica.
Las herramientas tecnológicas que incorporó fueron Meet, Zoom y Classroom. "Luego, de a poco comencé a utilizar formularios de evaluación para verificar si los contenidos fueron entendidos; pizarras virtuales; la herramienta para hacer mapas digitales del Instituto Geográfico Nacional; y documentos compartidos para que los chicos trabajen en grupos de forma sincrónica y, al mismo tiempo yo pueda ver cómo trabajan, en tiempo real, para guiarlos y corregirlos". También está armando un canal de YouTube con tutoriales de actividades para hacer en casa.
¿Son herramientas que llegaron para quedarse después de la pandemia? Para muchos de estos docentes tanto las videoconferencias como los blogs de profesores y las plataformas de aulas virtuales serán moneda corriente incluso cuando termine la cuarentena.

FUENTE: La Nación