Acceder

Info al Día

28/06/2017

La secundaria que envasará agua potable para otras escuelas

Gracias a una donación del Rotary Club de San Martín, podrán filtrarla y llenar cada mes 300 bidones para colegios del Distrito

La Escuela de Educación Técnica N°2 de Villa Ballester recibió una donación que ayudará a mejorar el día a día de miles de alumnos que estudian en San Martín. Tras un aporte del Rotary Club del Distrito, instalaron allí un centro de envasado de agua corriente que incluye un equipo para depurar y envasar 300 bidones de agua por mes. También enviaron 100 dispensers y un tanque con capacidad para 1.100 litros.

Se estima que los nuevos equipos beneficiarán aproximadamente a 8.000 alumnos de 12 escuelas. La mayoría, según el Consejo Escolar, sufren carencias en la calidad del agua corriente.

El equipo purificador retiene lodo, óxido y partículas de hasta 5 micrones (la milésima parte de un milímetro), y se complementa con otro que tiene un filtro de carbón activado para retener cloro y sabores u olores que pudieran llegar a estar presentes en el agua.

“Este proyecto nos llevó mucho tiempo pero gracias a Dios lo logramos. Como docente me llena de orgullo saber que alumnos que cursan sexto año en la Técnica Alemania, en el Área de Alimentación, sean quienes lleven a cabo este maravilloso plan donde podrán poner en práctica lo estudiado acompañados por sus docentes y directivos”, dijo Hilda Cid, secretaria del Rotary Club de General San Martín. Es que los que aprenderán a usar el nuevo sistema y lo aplicarán para que en distintos colegios tengan agua potable, son los propios estudiantes de la Técnica 2.

El Municipio, por su parte, colaboró con la instalación del equipo y la adquisición de los materiales necesarios para acondicionar el lugar donde está ubicada la planta purificadora. Docentes y alumnos harán la purificación y el envasado del agua como práctica profesional para los alumnos del último año de la Tecnicatura de Alimentos. Además se ocupará del mantenimiento. Los alumnos serán guiados y apoyados por docentes y directivos, con una logística de la entrega y recepción de bidones.

Los equipos se donaron tras conseguir una subvención internacional otorgada por la Fundación Rotaria en conjunto con Clubes Rotarios de otros países, como Brasil. Además de la máquina envasadora, incorporaron una pantalla de inspección y esterilizador (con capacidad de producción de 60 bidones por hora), dos mesadas de acero, una unidad potabilizadora compacta con esterilizador de 100 litros, un tanque de 1100 litros para acopio y llenado, cuatro estanterías para la organización de los 300 bidones, 100 dispensers con base, 5000 tapas antiderrames termoselladas, filtros y productos de limpieza para el mantenimiento.

“La alegría y entusiasmo de los alumnos nos obliga a hacer conocer lo que se realiza en nuestra comunidad, para mostrar que hay jóvenes e instituciones que están dispuestos a ayudar”, cierra Cid.

FUENTE: Clarín