Acceder

Info al Día

18/07/2020

18 de julio: Atentado a la AMIA. 26 años

Este año el acto fue virtual, pero eso no modificó la fuerza en el reclamo de justicia

El lunes 18 de Julio de 1994 se produjo el atentado terrorista más sangriento de la historia argentina. A las 9.53 una poderosa bomba partió en dos el edificio de la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA) ubicado en la calle Pasteur 633, de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

Como consecuencia de la explosión murieron 85 personas y más de 300 personas sufrieron heridas. Luego del atentado y mientras los socorristas rescataban a los heridos y muertos del brutal atentado, ochocientos jóvenes, judíos y no judíos, argentinos y extranjeros se presentaron voluntariamente para recuperar el patrimonio cultural de la Fundación IWO (Instituto Judío de Investigaciones) de entre los escombros.

El IWO funcionaba en el 3ro y 4to piso del edificio de la calle Pasteur 633 atesorando miles de libros, colecciones de arte, discos, pinturas, piezas únicas en Judaica y testimonios de lo acaecido durante el Holocausto y la Resistencia Judía en la Segunda Guerra Mundial. Todos los voluntarios, fueran jóvenes o adultos, trabajaron sin cesar durante varios meses seguidos. Enfrentando adversidades inimaginables y en un ambiente absolutamente hostil. Con frío, lluvia, amenazas de nuevas bombas, derrumbes y en un lugar impregnado de tristeza, muerte y dolor.

Los jóvenes y adultos en esas horas sombrías de la historia argentina aportaron la esperanza, la solidaridad y el optimismo necesarios para preservar la cultura que los terroristas habían querido destruir. Pero los voluntarios no rescataron por rescatar. Lo hicieron, fundamentalmente, para preservar lo que había para transmitir, la historia y la memoria, a las futuras generaciones y para seguir defendiendo lo más importante, el valor a la vida.

FUENTE: AMIA