Acceder

Info al Día

01/08/2020

El Consejo Nacional de Calidad de la Educación empezó a funcionar después de 14 años de creado

Tiene como objetivo diseñar políticas para mejorar la calidad y la igualdad educativa en el país, pero desde su creación, en 2006, había sido convocado en una sola oportunidad y sin haberse aprobado una resolución que reglamentara su composición. 

Hace 10 días, después de 14 años, comenzó a funcionar el Consejo Nacional de Calidad de la Educación, en un contexto donde la continuidad pedagógica en todas las escuelas del país se vio amenazada por la pandemia del nuevo coronavirus.

"Nunca se le había dado trascendencia y tampoco había sido reglamentado. Es un consejo que tiene competencias claras, que nos ayudará a pensar cómo transitamos este momento de tanto estrés para el sistema educativo, y a definir los pasos que tenemos que dar tanto en el tránsito de esta pandemia como en esa escuela de transición que vislumbramos en los próximos meses. Cada una de esas decisiones tendrá la mirada, el diálogo y el debate del consejo, que tiene una conformación plural y diversa. Hay representantes del Consejo Federal de Educación y las provincias, de los sindicatos docentes, de las centrales obreras, del sector productivo, agropecuario e industrial; y un despliegue de 14 referentes del mundo académico y científico que trabajan y representan a distintas universidades del país", señaló Nicolás Trotta, ministro de Educación de la Nación. Hizo especial hincapié en la elección del presidente de este organismo, que será Axel Rivas, director de la Escuela de Educación de la Universidad de San Andrés. "Confiamos en su capacidad de coordinación, es una persona con una trayectoria muy sólida, durante muchos años en el Cippec y ahora en la Universidad de San Andrés. Es alguien que nos puede ampliar la base de diálogo en los distintos campos", dijo.

Los primeros desafíos y tareas

Una de las primeras tareas que tendrá el consejo es la de analizar los resultados de la Evaluación Nacional del Proceso de Continuidad Pedagógica, un dispositivo que reemplazó a las pruebas Aprender -que no se tomarán este año- con el objetivo de evaluar cuál fue la respuesta del sistema educativo en todas las jurisdicciones del país; saber cómo fue el contacto que tuvieron los chicos con sus maestros, si es que existió; qué actividades pudieron hacer en sus casas y con qué obstáculos se toparon en el camino. "Con ellos vamos a compartir primero todos los resultados de la evaluación, que servirán para analizar las condiciones en las que se pudo enseñar en este contexto de emergencia y tomar varias decisiones al respecto para los próximos meses, relacionadas con el regreso a las aulas y otros aspectos pedagógicos, como definir cuáles serán las pautas para la promoción de este ciclo lectivo", agregó Trotta.

Otras de las competencias que tendrá el consejo están enfocadas en avanzar hacia un sistema educativo igualitario, hacer un seguimiento de los operativos de evaluación que registran el desempeño y el aprendizaje de los estudiantes, como las pruebas Aprender o el dispositivo internacional PISA, como también el desafío de regular una asignación equitativa en los ingresos. "La evaluación es fundamental, y tenemos que profundizar esos procesos para mejorar la calidad educativa. Sin evaluación no se puede medir el impacto. Pero también este consejo estará abocado a delinear los grandes trazos de una política educativa, que también tienen que ver con aspectos como la infraestructura escolar o la conectividad. La idea es visibilizar una agenda que permita dar una respuesta a la necesidad de cada escuela", aseguró Trotta.

Para Axel Rivas, su flamante presidente, la puesta en marcha de este consejo consultivo era una gran deuda pendiente. "Es un honor presidirlo, y principalmente mi función será la de coordinar un espacio muy plural sobre temas educativos importantes, entre ellos la evaluación, pero con una visión mucho más general. El objetivo es aportar ideas y hacer lecturas críticas de las políticas en marcha, y sobre todo poder darle legitimidad a las decisiones que se tomen. Es un espacio necesario para debatir, con diversidad ideológica y una mirada federal. Pero siempre con disposición al diálogo", concluyó Rivas.

FUENTE: La Nación