Acceder

Info al Día

15/12/2020

"Nobel" de Educación: un docente indio ganó un millón de dólares y compartió el premio con el resto de los finalistas

La pandemia de Covid-19 obligó a una ceremonia virtual, con los diez finalistas que competían por el premio al mejor maestro del mundo conectados desde sus casas, a través de una pantalla. 

La sexta edición de la ceremonia del Global Teacher Prize, conocido como el Nobel de Educación por el millón de dólares que entrega, se realizó el 3 de diciembre desde el Museo de Historia Natural, en Londres, y su presentador fue el comediante británico Stephen Fry, que condujo el evento desde el impactante hall del museo, con los esqueletos de los dinosaurios como única compañía.

Entre los diez finalistas al mejor maestro del mundo, este año no hubo ningún representante de la Argentina, y el premio de un millón de dólares fue para Ranjitsinh Disale, un maestro de la escuela primaria Zilla Parishad, India, que comenzó su breve discurso con un saludo habitual de ese país. "Namaste -dijo, abrazado a su familia-. Es un gran honor, y recibo este premio en nombre de los millones de maestros y estudiantes que están trabajando duro este año tan difícil por el Covid-19. Gracias a la Fundación Varkey y a la Unesco. Compartir es crecer, por eso me gustaría anunciar que voy a compartir el dinero del premio con el resto de los finalistas, porque creo que todos podemos hacer la diferencia", señaló el maestro, emocionado y sonriente. Luego del discurso, se conoció que Disale compartirá la mitad de la suma con los otros nueve finalistas. Así, marcó un hito en los seis años de historia del premio.

A partir de hoy, el docente será conocido en todo el mundo por ser el maestro que transformó la educación de niñas con libros de texto con código QR. "Cuando Ranjitsinh llegó a la escuela primaria Zilla Parishad, en Maharashtra, en 2009, era un edificio en ruinas, entre un establo de ganado y un almacén. La mayoría de las niñas era de comunidades tribales donde la asistencia a la escuela a veces podía ser tan baja como del 2%, y el matrimonio de adolescentes algo muy común. Para los que podían llegar a la escuela, el plan de estudios no estaba en su idioma principal (canarés), lo que dejaba a muchos estudiantes sin poder aprender", cuenta la biografía de este maestro, publicada en la web del Global Teacher Prize.

Experiencia

Disale cuenta que estaba decidido a trabajar para cambiar la situación, y lo primero que hizo fue mudarse a la aldea y aprender el idioma local. "Luego, no solo tradujo los libros de texto de la clase a la lengua materna de sus alumnos, sino que también les incorporó códigos QR para brindarles acceso a poemas en audio, conferencias en video, historias y tareas. Con su innovación no solo cambiaría el contenido, también las actividades y las asignaciones de los libros de texto codificados con QR para crear una experiencia de aprendizaje personalizada", señala la biografía. Para ganar el premio, entre otras cosas, los jurados evalúan la posibilidad de que cada proyecto pueda replicarse en otros lugares del mundo, que otorgue a los alumnos nuevas habilidades y que hayan provocado un impacto positivo en la propia comunidad. Sobre este último requisito, el trabajo de Disale fue extraordinario. "Ya no hay matrimonios de adolescentes en la aldea, y el 100% de las niñas asiste a clases. La escuela también fue galardonada recientemente como la mejor del distrito, con el 85% de sus estudiantes que alcanzan la máxima calificación en los exámenes anuales. Una niña del pueblo logró graduarse de la universidad, algo visto como un sueño imposible antes de que llegara Ranjitsinh", cuentan los organizadores.

En un año donde el número de estudiantes afectados por el cierre de escuelas y universidades en 138 países alcanzó los 1370 millones, lo que representa más de 3 de cada 4 niños y jóvenes en todo el mundo, según datos de la Unesco, el Global Teacher Prize decidió por única vez dar reconocimiento especial para otro maestro, un héroe del Covid-19 que se haya destacado por sostener el aprendizaje de los estudiantes durante la pandemia. Entre los diez finalistas estaba el británico Jamie Frost, que fue el ganador de este premio. Además, competían otros ocho maestros que fueron seleccionados entre más de 12.000 postulaciones y nominaciones de 140 países del mundo. La única representante de la región fue la brasileña Doani Emanuela Bertan, que figuraba en la lista junto al resto de los seleccionados este año, con maestros de Italia, Vietnam, Estados Unidos, Sudáfrica, Nigeria, India, Malasia y Corea del Sur.

Homenaje

"Estoy adentro del museo, y recuerdo la primera vez que vine aquí, con uno de mis maestros -dijo al inicio de la ceremonia Fry-. Estamos acá para rendir homenaje a todos los maestros, y agradecerles por no darse por vencidos. Ni siquiera en situaciones como estas, donde la pandemia expuso aún mucho más las desigualdades de millones de alumnos alrededor del mundo".

El papa Francisco; el primer ministro del Reino Unido, Boris Johnson; el fundador de Global Teacher Prize, el empresario Sunny Varkey y otras figuras reconocidas participaron de la ceremonia virtual, donde también se recordó a algunos de los ganadores anteriores, como el keniata Peter Tabichi, que compitió en la última edición con Martín Salvetti, el único docente argentino que llegó a la instancia final. Él fue elegido por su trabajo como maestro en una escuela técnica de Temperley, y estuvo cerca de convertirse en el ganador.

Esta vez, la única latinoamericana fue la brasileña Doani Emanuela Bertan. Hubo esperanzas para las dos maestras argentinas que formaron parte del top 50: la santafesina Mariela Guadagnoli; y Carolina Muñoz, de Santiago del Estero. Pero ninguna pudo competir por el título que hoy se llevó Disale, que según consta en las recopilaciones de sus proyectos, fue impulsor del uso masivo de libros de texto con código QR en toda la India. "Su escuela fue la primera en el estado de Maharashtra en introducir libros de texto con códigos QR y, después de presentar una propuesta y un plan piloto exitoso, el Ministerio de Educación de ese país anunció en 2017 que introducirían libros de texto con códigos QR en todo el estado para todos los grados, hasta el último año de secundaria", detalla la información que brinda la sede local de la Fundación Varkey.

FUENTE: La Nación