Acceder

Notas

LA CLASE COMO GRUPO

Lic. Carlos Alberto Solla

La clase como grupo

Entendemos por grupo a una persona moral, dotada de una finalidad, una existencia y un dinamismo propio que se caracteriza por ser diferente a la suma de los individuos que la constituyen pero a su vez estrechamente dependiente de las relaciones que se establecen entre ellos.

El grupo se hace y ese hacerse dependerá de las estrategias que seamos capaces de generar para pasar del mero “agrupamiento” al grupo. De ahí que uno de los rasgos del Profesor Encargado de Curso (P.E.C.) deberán ser: valía personal y entusiasmo para definir entre todos los objetivos a conseguir.

Una de las funciones del P.E.C. para hacer de su clase un grupo será:

- Analizar la estructura informal de la clase.
- Detectar a los alumnos líderes, aislados y rechazados.
- Estimular la cohesión.
- Fomentar el espíritu de colaboración.

Todo grupo funciona a los niveles, que son complementarios:

- El nivel intelectual o de tarea: es el nivel consciente del grupo y viene a coincidir con la estructura formal

- El nivel afectivo o socio emocional que son los mecanismos internos que influyen sobre la dinámica del grupo (tono de las intervenciones, posturas físicas, silencios).

Es imprescindible que el docente logre un equilibrio entre los dos niveles pues sise obsesiona por la eficacia olvidando dar satisfacción a los objetivos personales o cuando se reúnen exclusivamente para hablar, no existiendo un “para que”, ponen en riesgo el correcto funcionamiento del grupo.

El clima pedagógico de la clase o dicho de otra manera las cualidades que predominan en la relación docente-discente podría hablarse de tres tipos de clima: defensivo, de control o de aceptación.

El primero caracterizado por la comunicación difícil generadora de una actitud defensiva e incluso agresiva.

El clima de control lleva al grupo a una actitud de conformismo y resignación; es preferible defenderse o bien callar.

El de aceptación se caracteriza por el clima diagonal en el cual la comunicación es fluida, flexible y espontánea.

La nota peculiar del clima pedagógico de aceptación es la cohesión que es la tendencia a mantenerse juntos y de acuerdo, las relaciones entre los integrantes del grupo van más allá del horario lectivo y se sienten a gusto juntos fuera de las horas de clase.

En este tipo de grupo clase el sociograma muestra la inexistencia de “vedettes”, los educandos se eligen recíprocamente en número muy elevado.

El P.E.C. deberá estimular la cohesión a través del trabajo en grupo, con dinámicas grupales que favorezcan la interacción de los alumnos pues ésta aumenta la empatía.