Acceder

Notas

EL LUGAR DE LA ESCUELA FRENTE AL MALTRATO INFANTIL

Lic. Adriana Calzon

EL LUGAR DE LA ESCUELA FRENTE AL MALTRATO INFANTIL

Cuando tratamos el tema de la violencia escolar sabemos que el mismo es muy amplio, ya que la problemática es multicausal. Así mismo, si nos detenemos en el origen de la misma podemos distinguir dos grandes grupos: la violencia que se origina dentro de la institución educativa entre los distintos miembros que integran su comunidad, y la que viene del afuera y sufren determinados integrantes de la misma.

El maltrato infantil se ubica dentro del segundo grupo y la escuela no puede hacer la vista gorda ni los oídos sordos frente a este flagelo, que resulta un grave problema social.

Existen diferentes formas de maltrato que pueden resumirse en las siguientes: la negligencia, el maltrato físico, el maltrato emocional y el abuso sexual. Todas ellas violan los derechos del niño, producen en ellos daños que afectan su desarrollo psicofísico y dejan secuelas para su futuro, que varían según la intensidad, la duración en el tiempo y una infinidad de factores. El desarrollo físico y psicológico de los niños está en juego y de allí la importancia de poder actuar lo más pronto posible.

Es importante señalar que el maltrato infantil se da en familias de todo nivel cultural y psicológico, sin importar el desarrollo económico de las mismas. Es un error pensar que sólo se da en familias carenciadas o de bajo nivel.

La escuela, entonces, tiene dos vías principales de acción. Por un lado, la preventiva; por el otro, cuando el maltrato ya ha sido detectado, la atención, la derivación y la denuncia.


Tengamos en cuenta que muchas veces algunas de las formas del maltrato son producidas por los padres sin conciencia del daño, convencidos de que "esa" es la mejor forma de educar a los niños. Por ello el trabajo preventivo que debe realizar la escuela consiste en la organización de talleres de reflexión para padres sobre las formas de resolución de conflictos en la educación infantil, sobre las necesidades evolutivas de los infantes y sobre los derechos de los niños. También incluir entre los contenidos temas como la violencia, la discriminación, el maltrato y la resolución de conflictos por vías pacíficas, para trabajar con los alumnos en clase, estimulando su autoestima, su confianza y la defensa de sus derechos.

El maltrato no siempre presenta huellas visibles. Los docentes deben agudizar su observación para reconocer cuando un niño es maltratado, ya que por vergüenza o temor muchas veces la víctima guarda silencio. Incluso para alguien que nace en un ambiente violento tal vez la violencia no es cuestionada, no conoce otra forma de relación con los otros.

¿Qué indicadores hacen sospechar el maltrato? Los siguientes indicadores pueden deberse a diversos factores pero ante su presencia es necesario agudizar la atención y la observación:

la agresividad y la violencia con los compañeros
las conductas autoagresivas
las dificultades en la concentración y en el desempeño escolar
alteración en el crecimiento y el desarrollo físico
las ausencias reiteradas
la necesidad excesiva de muestras de afecto
los juegos sexualizados inadecuados para su edad
la actitud evasiva o a la defensiva frente a los adultos
la falta de higiene
las marcas de castigos corporales, que difieren de los golpes comunes que pueden presentar los niños a consecuencias de sus juegos
También pueden aparecer indicadores en los dibujos de los niños, en la letra y los trazos de su cuaderno, en los colores que utiliza comúnmente. Cuando el niño no puede expresarse con palabras, lo hará por otros medios, aún inconscientemente.

En caso que el niño o la niña denuncie el maltrato que sufre es necesario por parte del adulto una escucha atenta, creer en su palabra, no culparlo ni emitir opiniones, investigar la verdad, recurrir a las autoridades de la escuela, consultar con otros profesionales.

Existen leyes que protegen a los niños del maltrato. "El ciudadano común tiene el derecho pero no la obligación de denunciar el abuso o maltrato a un menor. […] Por el contrario, mediante el artículo 164 del Código Procesal Penal, la ley impone a los empleados o funcionarios de la administración pública el deber de realizar la denuncia. En esa categoría se halla incluido el personal docente y no docente de las escuelas públicas. […] El incumplimiento de estas normas implica incurrir en las responsabilidades que establece el Código Procesal Penal por delito de encubrimiento…"

En próximas notas ampliaré todo lo relacionado con la ley y el procedimiento para denunciar los hechos de maltrato.

Bibliografía: ¿Qué puede y debe hacer la escuela frente al maltrato infantil? Publicación del Ministerio de Cultura y Educación de la Nación Argentina.