Acceder

Notas

INTRODUCCION AL MARCO JURIDICO QUE PROTEGE A LOS NIÑOS DEL MALTRATO

Lic. Adriana Calzon

En una película francesa titulada "Todo comienza hoy" se muestra la realidad de un jardín de infantes en el cual la tarea pedagógica se ve interferida por la problemática social de las familias que llevan a sus hijos a la misma. El protagonista es el director del jardín, que debe afrontar una serie de acciones que exceden ampliamente su rol. Una de las maestras con mayor antigüedad manifiesta en un momento, que cuando comenzó a ejercer su profesión hace más de veinte años, el objetivo fundamental de su tarea era la de sembrar las bases para el aprendizaje de la lectoescritura y las matemáticas, mientras que en la actualidad lo que más necesitan sus alumnos es el afecto…

Costaba creer que el rodaje no hubiera sido filmado en la Argentina o en algún país de latinoamérica, y para quienes hemos tenido oportunidad de trabajar con poblaciones marginales la realidad que allí se presentaba superaba aún más la observada en nuestros días, aunque era llamativo encontrar tantos puntos comunes. Infinidad de padres desocupados, necesidades básicas insatisfechas, un niño golpeado por su padrastro, una madre alcohólica superada por su triste realidad, delicuentes juveniles, inspectores lejos de la realidad concreta del aula y la institución en particular, equipos de orientación insuficientes… Pero el mensaje de la película es que, a pesar de todo, hay mucho que puede y debe hacerse.

Como hemos comentado en notas anteriores, la Escuela cumple una función muy importante frente al maltrato infantil, tanto desde el aspecto preventivo como en el de la denuncia. Ella es la institución que puede garantizar el cumplimiento de los derechos del niño.

La primera actividad que debe realizar la Escuela frente a esta problemática es la Prevención primaria, es decir, un conjunto de acciones cuyo objetivo es el de disminuir o eliminar los factores de riesgo en las familias, a través de la toma de conciencia de los integrantes de la misma.

Así trabajará con los alumnos en las aulas pero también invitará a los padres a reuniones y talleres, en los cuales se buscará sensibilizarlos acerca de las necesidades de los niños y el tema de los límites; hacerlos reflexionar sobre los mecanismos de control y resolución de conflictos; informarlos sobre los derechos de los niños.

El complemento de la prevención es la identificación de hechos de maltrato. A partir de éstos, se podrá realizar intervenciones preliminares, a través de los equipos de orientación y los gabinetes escolares, o bien, denunciando el caso a los organismos pertinentes, intentando detener la situación de abuso.

Existen leyes que protegen a los niños del maltrato. "En primer lugar, la Convención sobre los Derechos del Niño, aprobada por nuestro país mediante la Ley Nacional N° 23.849 y recientemente incorporada a nuestra Constitución Nacional, ofrece el marco jurídico general mediante el cual nuestro Estado y nuestra sociedad deben abordar esas situaciones."

"Dos ideas fuerza recorren el contenido de la Convención:

La consideración del niño, la niña y el adolescente como sujetos plenos de derecho, merecedores de respeto, dignidad y libertad, abandonando, con este enfoque, el concepto de niño como objeto pasivo de intervención por parte de la familia, el Estado y la sociedad.
La consideración de los niños como personas con necesidad de cuidados especiales, lo que supone que, por su condición particular de desarrollo, además de todos los derechos que disfrutan los adultos los niños tienen derechos especiales."
En diciembre de 1994 fue sancionada y promulgada la Ley de Protección contra la violencia familiar (ley N° 24.417).

Cuando un docente sospecha o comprueba que un niño es víctima de maltrato, no debe dudar y debe intervenir de alguna forma para evitar que la situación se prolongue. Sabemos que los daños que la violencia y el maltrato provocan en el niño se agravan proporcionalmente a la intensidad y a la duración en el tiempo.

"El ciudadano común tiene el derecho pero no la obligación de denunciar el abuso o maltrato a un menor. En ese sentido, el artículo 155 del Código Procesal Penal, faculta para hacerlo a cualquier persona que presencie, o por cualquier otro medio tenga noticias del maltrato físico o abuso sexual a un menor o incapaz.

Por el contrario, mediante el artículo 164 del Código Procesal Penal, la ley impone a los empleados o funcionarios de la administración pública, el deber de realizar al denuncia.

En esa categoría se halla incluído el personal docente y no docente de las escuelas públicas, así como también los médicos, enfermeras, psicólogos y asistentes sociales que trabajan en instituciones estatales.

El incumplimiento de estas normas, implica incurrir en las responsabilidades que establece el Código Procesal Penal por delito de encubrimiento, cuyo artículo 277, inciso I, fija para tales casos, penas que van de seis meses a tres años de prisión."

Considero necesario que los directivos y los docentes estén al tanto de estas leyes para saber actuar y hasta para sentirse respaldados frente a situaciones del tenor mencionado. Quienes estén interesados en conocer con mayor detalle las leyes mencionadas, pueden consultarme vía e-mail y con gusto intentaré compartir el material con que cuento.

< Borrar Filtros >